viernes, 30 de mayo de 2008

y otra vez una noche...

Cierro los ojos. Cuento hasta diez. Esta vez no hace falta concentrarme... Enciendo otro de mis pitillos. Recuerdo conversaciones sobre esto...

Y ahora que el Sol nos brinda una mañana esplendorosa y yo estoy aquí, en la soledad de mi habitación, escuchando canciones que recuerdan años atrás, cuando yo quería ser una Persona, me doy cuenta de que he echado a perder mucho tiempo. Algo que jamás recuperaré pero que está perdido en el recuerdo. Recuerdos dulces en algún momento y amargos en muchísimos otros. No por ello más o menos arrepentida, me pregunto tal noche como hoy ¿Esto es lo que quería llegar a ser?
Seguramente no, pero el camino recorrido no debe ser desandado. Nunca he tenido mentor digno de ser llamado como tal, ni padres que me pudiesen llenar con ideas diferentes cada día. A lo que debo la estima, si me es concedida, es a la gente que me ha rodeado en mayor o menor intensidad todo este tiempo. La gente sirve para mucho más que para relacionarse con ella, para pasar un buen rato y/o conseguir algo (como muchos piensan y desean). Por ello, por lo que soy, por lo que me he aprendido a valorar, he de daros las gracias. Por eso y porque se que al menos una de esas personas leerán esto. A otras, no por ello menos amadas, les diría muchas otras cosas, pero no tan agradecidas como esta.

Ahora se hace el silencio que envuelve esta triste soledad. Veo mi viejo poemario de Lorca. No lo abriré. Esta noche no toca pensar más en eso. Hoy no. Entraré en ese estado de inconsciencia al que algunos llaman sueño. Para otros como yo, non deja de ser un estilo de vida.

2 comentarios:

syntax dijo...

Persona es algo que todos somos, hasta que nosotros mismos decidimos dejar de serlo.

La cuestión es si seguiremos adelante a pesar de los impedimentos, a pesar de los demás, si no abandonaremos el seguir siendo persona.

Y creo que por ahora no lo haces mal y no has abandonado ;)

Elsis dijo...

choco con bloggg

ke fuerte

a ver cuando te veo


muakas